Qué es la heparina - Enfermera a domicilio

Inicio » Qué es la heparina

Qué es la heparina

Publicado por Agustin De la Peña | 05.11.2019 | Sin categoría

Sharing is caring!

¿Qué es una heparina?

La heparina es un fármaco utilizado para ayudar a evitar la coagulación de la sangre; evitando que se puedan formar trombos (coágulos) o impidiendo su crecimiento.

La heparina es el fármaco anticoagulante más usado en el mundo.

Heparinas más utilizadas como anticoagulantes

La heparina se presenta en dos formas, heparina no fraccionada (HNF) y heparina de bajo peso molecular (HBPM).
Las heparinas no fraccionadas (HNF) son de administración intravenosa y requieren un estricto control para evitar dosis superiores o inferiores a las necesarias.
Las heparinas de bajo peso molecular (HBPM) surgen como resultado del fraccionamiento de la HNF; a diferencia de éstas, se absorben mejor por inyección subcutánea, requieren su administración 1 o 2 veces al día y  no requieren control de laboratorio.

¿Necesito un control para ajustar la dosis como con el sintrom?

No. No se necesita ajustar las dosis después de un análisis de sangre.

Los niveles de anticoagulación que producen en el organismo las heparinas de bajo peso molecular son más esperables y poco variables entre cada paciente e incluso en el mismo paciente.

Heparinas de bajo peso molecular (HBPM) comercializadas en España

Actualmente se dispone de 5 HBPM comercializadas en España; su diferencia reside en el método de fraccionamiento y en su peso molecular, por lo que se consideran en la práctica terapéuticamente equivalentes, aunque no intercambiables.

Se debe respetar su indicación, dosis y modo de empleo.
Bemiparina (Hibor ®)
Dalteparina (Fragmin®)
Enoxaparina (Clexane ®)
Nadroparina (Fraxiparina®)
Tinzaparina (Innohep ®)

Indicaciones de las heparinas de bajo peso molecular

Las heparinas de bajo peso molecular (HBPM) han llegado a convertirse en el tratamiento de elección, tanto para la prevención de la enfermedad tromboembólica venosa (ETEV) de los pacientes a los que se los va a intervenir quirúrgicamente y del resto de los pacientes no quirúrgicos como del tratamiento inicial de la enfermedad tromboembólica.

Estos fármacos también son usados en el tratamiento de los síndromes coronarios agudos.

Hay muchos otros contextos clínicos, como la trombosis asociada a la gestación, el cáncer, los accesos vasculares para la diálisis, la prevención secundaria de la ETEV y arterial en los casos en que no se pueda utilizar los anticoagulantes orales (ACO) o la sustitución de la anticoagulación oral en pacientes anticoagulados, que precisan someterse a procedimientos invasivos.

Viajes de larga duración y heparinas de bajo peso molecular

Los viajes considerados de larga duración pueden aumentar el riesgo de padecer trombos en las venas.

Es posible que su médico recomiende a los viajeros con riesgo de padecer esta enfermedad que deambulen frecuentemente, ejerciten los músculos de la pierna, si es posible, que se sienten en un asiento de pasillo, si van en avión, o que usen medias de compresión.

En caso de que el viajero tenga un riesgo elevado de desarrollar esta enfermedad, y requiera prevención, puede ser que el médico le recomiende una dosis única de HBPM.
Inmovilización: Escayolas, férulas, vendajes funcionales y heparinas de bajo peso molecular
El uso de anticoagulantes de manera preventiva en pacientes con inmovilización de miembros inferiores con vendajes, escayolas u ortesis es probablemente uno de los puntos más controvertidos en el uso de la heparina.

Los autores concluyen que las HBPM deben ser consideradas en pacientes con inmovilización de los miembros inferiores para prevenir la aparición de trombos; no sólo en pacientes con escayolas por encima de la rodilla, sino también en pacientes con escayola por debajo de la misma.

Se recomienda profilaxis con HBPM en pacientes con traumatismo de los miembros inferiores con fractura durante el periodo de inmovilización con férula o vendaje del miembro afectado, sobre todo tras fracturas abiertas o complejas que requieren cirugía.

En caso de traumatismo de miembro inferior sin fractura (esguince de tobillo), la indicación de profilaxis con HBPM se hará en función de la presencia de otros factores de riesgo y de la necesidad o no de inmovilización y reposo.

Efectos adversos de las heparinas de bajo peso molecular

Los efectos adversos de las HBPM son la aparición de hematomas y dolor en el lugar de la inyección, las hemorragias, la disminución del número de plaquetas y el aumento del potasio en sangre.

Las hemorragias son más frecuentes en pacientes ancianos y/o con insuficiencia renal.
Existen evidencias que demuestran que el dolor y los hematomas tras la administración de la heparina pueden minimizarse mediante una técnica de administración lenta, aplicando hielo o no cogiendo pliegues en pacientes obesos.

Técnica de administración de heparina subcutánea.

1.     Debe procurar mantener el mismo horario para la administración de la heparina.
2.     Compruebe que la dosis y el nombre del fármaco coincide con la prescripción de su médico.
3.     Lavase las manos con agua y jabón previo a la admistración de la inyección.
4.     Determinar el lugar donde se va a administrar la heparina. El lugar de elección para la inyección es el tejido celular subcutáneo, en la zona de la cintura abdominal.

Deberá alternar ambos lados de la misma. No debe inyectar en zonas de hematomas, zonas enrojecidas, lunares o a menos de 5 cm del ombligo.
5.     Adopte una posición cómoda, sentado o mantenga si prefiere la posición de pie.
6.     Desinfecte la piel con antiséptico y déjelo secar por unos segundos.
7.     Retire el capuchón de protección de la jeringa precargada y coloque la aguja hacia abajo en posición vertical.
8.     Pellizque una pequeña porción de piel y tejido subcutáneo con los dedos índice y pulgar.

Introduzca la aguja perpendicularmente y en toda su longitud a través del pliegue cutáneo formando un ángulo de 90º con la piel y presione el émbolo de la jeringa hasta que se administre lentamente toda la heparina (10-30 segundos).
Algunos modelos de administración de heparina, tienen un dispositivo de seguridad para que la funda protectora cubra la aguja automáticamente una vez que ha finalizado la administración de la misma.

Se activará automáticamente al finalizar la admistración a la vez que se escucha un clic.
9.     Retire la aguja con un movimiento rápido y posteriormente suelte el pliegue de piel.

No masajee la zona después de inyectar la heparina.

La jeringa viene lista para su empleo y no ha de quitarle el aire antes de la inyección.
10.

Mantenga el algodón con la solución antiséptica sobe el lugar de inyección durante unos segundos sin frotar.

Deseche la jeringa en un contenedor rígido, puede utilizar una botella de plástico de uso doméstico y posteriormente entréguela en su centro de salud.

Sharing is caring!

Sobre Agustin De la Peña

Agustin De la Peña Agustin De la Peña, es Enfermero de Madrid, Especialista en Enfermeria Pediatrica y Experto en Enfermeria Deportiva. Es Enfermero Sección Futbol Base del Real Madrid C.F

¿Quieres leer más artículos de Agustin De la Peña?

No hay comentarios

Deja tu comentario

Recibe GRATIS en tu email nuestras recomendaciones de salud

ico newsletter
100% libre de SPAM
Acepto las condiciones y política de privacidad de enfermera.io